Al solicitar cualquier tipo de financiamiento es importante que la persona conozca todos los conceptos aplicados en el proceso. Preguntarse sobre “¿qué es el saldo insoluto?” no solo es relevante como término, sino que también a la hora de realizar pagos para solventar un préstamo.

Definir lo que es el saldo insoluto es fácil. En pocas palabras, así es como se nombra a la parte del préstamo que aún se encuentra pendiente de pagar.

Cuando las instituciones financieras te prestan cierta cantidad para completar la quincena, adquirir un bien o producto; la cantidad que te están otorgando es lo que se llama capital, mientras que los intereses son el cobro que la entidad hace por prestar dicho monto, es decir, que tu deuda incluye al capital y a los intereses.

Y, ¿por qué es relevante saber qué es el saldo insoluto?

Al adquirir un préstamo, las instituciones bancarias calculan los intereses respecto al saldo insoluto. Lo cual es beneficioso para el cliente, debido a que el interés no se calcula con base en el capital que recibió, sino en el saldo insoluto, que va disminuyendo constantemente según vayas realizando pagos.

En todos los créditos, los pagos iniciales representan una mayor proporción de intereses y una menor proporción a capital; conforme avanza el tiempo esta proporción se invierte. Hay un indicador que te ayuda a saber qué tanto o tan rápido aportas a tu deuda: la tabla de amortización.

Este documento te ayudará a observar qué porcentaje de tus mensualidades se abonan a capital dándote una visión general. No todos los préstamos e instituciones funcionan igual y es por eso que debes comparar la tasa de interés y CAT, además de revisar la tabla de amortización, pues entre más abones a tu saldo insoluto, deberías de pagar menos intereses.

 

Toma el control de tus finanzas con Provident

Reconocer la importancia de la pregunta “¿qué es el saldo insoluto?” y su papel a la hora de solicitar un préstamo, te da las herramientas para acercarte a una institución financiera y preguntar por todos los detalles que involucran su financiamiento.

Por ejemplo, los préstamos personales de Provident cuentan con una característica especial, debido a que no necesitan de un aval y que son entregados hasta la puerta de tu casa, con pagos semanales y de a poquito.

Provident está cerca de ti para ayudarte con soluciones rápidas para impulsar tu vida justo como lo necesitas y en el momento en que lo necesites; es por eso que busca la forma de ofrecer préstamos responsables, transparentes y con pocos requisitos. ¡Consigue desde $2,000 hasta $15,000 pesos e invierte en lo que más te importa!

¿Dónde y cómo pedir un préstamo personal con Provident?

Solo necesitas llamar al 800 633 11 11 para establecer una cita con alguno de nuestros promotores comisionistas independientes con quien podrás platicar acerca de tus necesidades y así, conseguir el préstamo que tanto necesitas.

¿Qué requisitos necesitas para tramitarlo?

  • Ser mexicano.
  • Tener entre 18 y 75 años.
  • Contar con un mínimo de 3 meses viviendo en tu domicilio actual.
  • Identificación oficial (credencial de elector, pasaporte vigente o cartilla militar que tenga menos de 5 años como fecha de expedición o acta de nacimiento e identificación con foto y firma)
  • Además de un comprobante de domicilio solo si tu IFE / INE no cuenta con la dirección actual.

¡Solicita un préstamo: con Provident la respuesta es sí!