Para bien o para mal el hecho de tener tantos aparatos conectados en la casa hace que nuestro gasto de luz aumente. Los precios han subido lentamente y los recibos son, a veces, difíciles de interpretar. Esto se debe a que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene siete tarifas que se dividen de acuerdo a los kilowatts por hora (kwh) consumidos. El número de tarifa viene impreso en tu recibo y varía en función del aumento en el consumo.

Pero siempre hay ciertas cosas que puedes hacer para reducir el gasto de luz. ¿Cuestan algo de esfuerzo? Sí, pero mucho menos de lo que te costará pagar un recibo muy caro.

El primer paso es eliminar el consumo de los electrodomésticos. Aunque estén apagados, siguen gastando mientras estén conectados. Cafeteras, hornos de microondas, televisores, decodificadores de señal del cable, computadoras, teléfonos inalámbricos, módem de internet, cargadores de celular, entre otros, pueden aumentar el costo del recibo entre 10 y 20%, si permanecen conectados a pesar de no estar en uso. Por eso, mejor desenchúfalos. O, más fácil aún, si los tienes conectados todos a un multicontacto con switch, solo apaga el interruptor y así podrás desconectar varios aparatos al mismo tiempo

Ahora, vamos a analizar los electrodomésticos que más consumen energía y te compartiremos algunas maneras de disminuir este gasto:

Horno de microondas: Trata de usarlo pocas veces y de preferencia, utiliza tu estufa ya que gasta menos o nada de energía.

Lavadora: Cada vez que la uses, asegúrate que la carga esté al máximo y procura hacerlo una vez a la semana.

Plancha: Un aparato que consume mucha energía, utilízala de manera ordenada y programada.

Audio y video: No dejes encendidos radios, televisores o cualquier aparato de este tipo, consumen mucha energía. Si planeas utilizar tu préstamo personal para comprar una tele, fíjate que tenga el distintivo Energy Star, eso quiere decir que gasta menos luz.

Iluminación: Utiliza focos fluorescentes, el costo del foco puede ser un poco elevado, pero a la larga es un excelente ahorrador. Consumen solo el 25% de energía que un foco común e iluminan más.

Con estos sencillos tips que puedes aplicar en tu día a día ahorrarás y podrás disminuir tus gastos. Tal vez comprar un aparato ahorrador pueda parecer un gasto difícil al principio, pero recuerda que en Provident estamos para cualquier emergencia y te damos el préstamo personal que te ayudará a pagarlo. Si ya te animaste, da clic aquí http://bit.ly/2nANoEp