No se requiere una licencia o un gafete especial para ser una persona ahorradora. Tan solo necesitamos disciplina y constancia en nuestro día a día para poder tener hábitos que nos ayuden a tener más dinero.

Te vamos a dar algunos consejos que te ayudarán a tener una cultura del ahorro mucho más presente en tus actividades diarias:

1.- Saber diferenciar entre necesidad y capricho. Tenemos que entender que necesitamos cosas para vivir y otras son solamente lujos innecesarios. La comida es algo necesario mientras que una membresía de TV podría ser un capricho. Te sugerimos poner en orden tus prioridades.

2.- Encontrar una motivación poderosa. Tener una meta para ahorrar puede hacerlo mucho más fácil. El enganche de una casa o unas vacaciones en familia son la motivación perfecta para que todos en la casa te apoyen.

3.- Anotar siempre todas las compras. Cada vez que adquieras algo nuevo, por más insignificante que parezca, anótalo en una libreta. Llevar un registro de todas tus compras te puede ayudar a mejorar tus hábitos y saber en qué situaciones puedes ahorrar.

4.- Ir al super con chicles y audífonos. Mascar chicle evita que te atrapen los olores agradables en las tiendas y hacen que te sientas lleno, así no comprarás comida de forma innecesaria. Llevar audífonos te aislará también de la música del supermercado, diseñada para que te relajes, te quedes más tiempo y gastes más.

Si aplicas todos estos hábitos en tu vida diaria podrás ahorrar dinero rapidísimo y hacer los proyectos que quieras con tu familia.