Muchas familias quieren resolver una pregunta cuando se trata de la educación y futuro de sus hijos: ¿escuela privada o de gobierno? En nuestro país existe un gran abanico de opciones para que tomes la mejor decisión sin dejar de tomar en cuenta tus posibilidades económicas, de distancia y calidad educativa en los planes de estudio.

Por esa razón, en Provident te compartimos la siguiente información con el fin de ayudarte a tomar una decisión de manera segura e informada. A continuación, encontrarás las ventajas y diferencias que existen entre las escuelas privadas y las de gobierno:

Escuela privada

Educación deseada: es el primer factor para escoger la educación privada. La mayoría de los padres prefieren elegir el sistema educativo a través del cual se formarán sus hijos. En ocasiones, esta decisión está motivada por las creencias religiosas de las familias. Elegir una escuela con esas características permite que sus hijos se formen con dinámicas que refuerzan los principios morales que rigen su fe.

Formación en idiomas: uno de los más grandes beneficios de las escuelas privadas, es la educación especializada bilingüe. En este tipo de colegios se le destina mayor tiempo y relevancia a la necesidad de aprender uno o varios idiomas, en comparación a las escuelas de gobierno.

Atención más personalizada: las escuelas privadas implementan diversas herramientas pedagógicas, entre ellas se encuentra la necesidad de tener menos alumnos en las aulas, con el fin de tener mayor enfoque en el alumnado. Esta estrategia vuelve más estrecha la relación con los profesores y mejora la dinámica de participación y aprendizaje en el grupo.

Escuela de gobierno

Seguridad estatal: el mayor beneficio de la escuela de gobierno es que cuenta con el respaldo del Estado, de este modo puedes sentirte más tranquilo, puesto que la posibilidad de que cierre sus puertas es improbable. La educación, al ser un derecho ciudadano, adquiere gran importancia en el país y este hecho posibilita que el gobierno genere estrategias para proteger las escuelas.

Multiculturalidad: los padres son conscientes de que las escuelas de gobierno, al ser de acceso gratuito, facilitan el acceso de personas que viven en contextos distintos. Sus hijos conocerán muchas realidades sociales a través de sus compañeros, van a estar en las aulas con compañeros y compañeras de diversas áreas del territorio en el que viven, con padecimientos y capacidades distintas, de distintas etnias e inclusive en calidad de migrantes. Este aspecto les enseñará sobre tolerancia y los concientizará sobre las tantas formas de vivir que existen en nuestro país.

Todos son iguales: la educación pública, al ser un derecho, fomenta la igualdad en la educación y la necesidad de que todos y todas tengan acceso a ella. Este principio ayuda a los estudiantes a que valoren a las personas por sus capacidades intelectuales y no por sus posesiones económicas.

En ambos tipos de educación, requieres de ingresos para poder apoyar a tus hijos con materiales y recursos que exploten sus capacidades. Así decidas por la escuela privada o de gobierno, Provident está contigo. Recuerda que nuestro objetivo es estar contigo para que tus hijos obtengan las mejores calificaciones, la mejor educación y un futuro prometedor. Somos conscientes de tus necesidades, por eso con Provident la respuesta es sí.

Cuenta con Provident en este regreso a clases

Con más de 18 años de experiencia en México, hemos creado un vínculo especial con las familias mexicanas gracias a nuestro modelo de negocio, el cual está basado en que nuestros promotores comisionistas independientes te acompañen para definir tus necesidades económicas y el tipo de préstamo que necesitas.

Somos la empresa líder en préstamos a domicilio en México y otros países del mundo. Facilitamos préstamos para negocios, pequeñas y medianas empresas de una manera inclusiva, transparente y responsable.

Conoce Provident y sus préstamos inmediatos desde $2,500 hasta $15,000 pesos para Préstamo Personal y desde $15,000 hasta $50,000 pesos para Préstamo Negocio, sin aval y a domicilio. Los únicos requisitos es ser mexicano, tener entre 18 y 75 años, además de comprobar que has estado viviendo mínimo tres meses en tu domicilio actual.