Ellos son más que los encargados de enseñar. Son los aliados que junto contigo estarán acompañando a tus hijos en su andar escolar. Y lo mejor es hacer equipo con ellos. 

-Pide sus datos y ponte en contacto. Al inicio de clases, consulta sus datos y establece contacto con la maestra o el maestro. Para que sepa que estás pendiente de tu hijo. 

-Escríbele de vez en cuando. Ya sea para estar actualizado o para saber si viene algún proyecto importante por entregar, así podrás planear con tu hijo la entrega.  

-Atiende dudas e inquietudes. Cuando surja alguna duda escríbele, seguramente tendrá la disposición de atenderlo de la mejor manera. Al final ambos están para darle seguimiento a la educación de tu pequeño. 

-Lleva un buen control de las tareas. Es una de las mejores formas para estar al día y que tu pequeño tenga un aprendizaje más efectivo. También los maestros te lo agradecerán infinitamente.  

-Siempre ve una forma de conciliar. En caso de que haya alguna dificultad con tu hijo, evita confrontarlos. Seguramente cada quien tiene una versión, pero cuando se trata de su aprendizaje siempre piensa que todo será por su bien. 

Finalmente, ve a los profesores como la mejor herramienta para que el conocimiento llegue bien y sea aprovechado de la mejor manera.