Para este día tan especial, prepara tus gastos de manera ordenada con esta lista de consejos que te compartiremos. 

Gastos hormiga, diles adiós. 

Muchas veces decimos, “uno y ya” “¿qué tanto es tantito?”, pero pueden convertirse en una fuga importante de tu dinero. Evita este tipo de gastos y notarás que tu dinero rendirá mucho más. 

Más que objetos, regala un detalle. 

Una tarjeta con un buen deseo o una video llamada sorpresa pueden ser suficientes para darle una alegría a tus familiares. En un año de retos, siempre es gratificante escuchar buenas palabras de la gente que quieres y eso vale mucho más que todo. 

Dale una nueva oportunidad a los arreglos.

Los adornos navideños pueden tener una vida muy larga, no es necesario comprarlos cada año, sólo es cuestión de darles un poco de mantenimiento, pintura, arreglos. Si tienen reparaciones se pueden quedar un año más. 

Organiza un intercambio sorpresa.

Organizar un intercambio es mucho más divertido y todos reciben algo. Así podrás pensar en un solo regalo, no en muchos y evitas comprar para todos.

Da regalos familiares en lugar de individuales.

Cuando haces un regalo a toda la familia resulta más económico, emotivo y todos se pueden sentir parte de esta celebración. 

Estas fiestas serán diferentes, toma fotos, guarda memorias, escribe tus pensamientos, porque será grato volverlos a ver en los años siguientes. Los buenos recuerdos siempre tienen un valor especial.