Contar con un plan de gastos anual puede ayudarte a mejorar tus finanzas y alcanzar tus objetivos económicos. Planearlo no va a ser fácil y te va a pedir, sobre todo, honestidad. Hay meses en que tu gasto sube por “extras”, como el pago de inscripción de la escuela, gastos de hospitalización, un cumpleaños o los regalos de navidad. Para poder organizarte, debes incluir todos esos gastos en tu presupuesto anual. Mucha gente no lo hace, y al final del año se dan cuenta de que hay algo que no cuadra, si mes con mes haces una estrategia de ahorro para pagarlos, al final te darás cuenta de que es mucho más fácil y reconfortante ser organizado con el dinero. No creas en mitos como “No te gastes tu dinero antes de tenerlo”, piénsalo así: es más fácil salir de viaje con un mapa de los lugares a donde vas a ir, que salir de casa sin una idea de tu destino.

Calcula tus ingresos netos: básate en el dinero que tienes en la bolsa (o en tu cuenta). Si no tienes un ingreso fijo, haz un promedio sobre lo que hayas recibido en los últimos 3 meses y ahí tienes una base para calcularlos para todo el año.

No hagas cuentas mentales: registra y verifica todos tus gastos mes con mes, apunta cada centavo que sale de tu bolsa, o guarda todos los recibos que puedas, sin importar para qué sea, desde golosinas hasta la renta y el súper, al final tendrás una idea bastante aterrizada de las cosas en las que gastas.

Esta sería la fórmula para calcular tu “Ingreso Disponible”.
Ingreso neto – tus gastos (renta, teléfono, internet, electricidad, extras) = Ingreso disponible.

De esta forma ya puedes tener un “mapa” de tus entradas y tus salidas de dinero, y es entonces cuando puedes empezar a aplicar una estrategia:

1. Divide tus gastos semanales, mensuales y anuales, así sabrás qué semanas y qué meses son los que requieren más dinero.
2. Planea tu ahorro para ayudarte a equilibrar tu dinero en esas semanas y meses de gasto.
3. Piensa qué quieres lograr a partir de armar tu plan de gastos anuales: pueden ser unas vacaciones, comprarte una computadora o un coche, o simplemente ahorrar. Pero sobre todo define cuáles son tus prioridades al hacerlo (¿Qué necesitas más: una computadora o unas vacaciones?) tu lista de deseos debe ser realista, si no lo es, lo único que lograrás será frustrarte y estresarte financieramente.
4. Sé disciplinado en tus gastos, para que no termines endeudándote o incrementando la deuda que ya tienes. Cuando te encuentres con algo que no tenías planeado gastar en tu lista, contrólate y en vez de gastar en algo que sea innecesario acostúmbrate a decir “Eso no está en mi plan de gastos de este mes” y mételo en “Lista de Espera”.
5. A partir de que hagas tu plan, no dejes de registrar todos tus gastos, así al final del año (y para el próximo) podrás hacer una plan más acertado y podrás comparar si el plan te está ayudando o necesitas modificarlo.

¿Para qué te va a servir? Poco a poco vas a tomar el control de tu dinero; poco a poco vas a lograr cosas que antes no tenías contempladas siquiera, e incluso puedes hacer inversiones en cosas que antes no podías ni pensar, como mejorar tu casa o tu negocio. En Provident México queremos ayudarte a tener un expediente financiero sano, queremos ayudarte a cumplir todos tus sueños y todas tus metas. Acércate a nosotros, más allá de préstamos, podemos ponerte en el camino directo a cumplir tus sueños.