Decidir salirte de tu casa es una decisión muy importante y que conlleva retos, ya que implica muchas cosas: nervios, falta de dinero, posible soledad. Pero eventualmente se tiene que tomar esta decisión, nadie nace preparado para hacerlo, pero es un gran paso para la edad adulta. Lo más importante de hacerlo es ya no retroceder, así que si estás considerando irte a vivir solo te compartimos estos tips para que llegues preparado a esa hermosa aventura:

1. Busca las mejores opciones de vivienda: Muchas veces podemos encontrar una excelente oferta caminando por la zona qué te gustaría vivir, pero la tendencia es encontrar grandes ofertas en páginas de internet, ya que puedes filtrar por precio, zona, número de recámaras o incluso ya existen páginas de roomies (compañeros de cuarto) dónde se contactan vía internet, como Dada Room o Roomgo.

2. Organiza tus finanzas: Ya que encontraste el lugar adecuado para vivir, que se adapta a tu sueldo y tus necesidades, es momento de hablar del dinero; debes administrarlo bien, saber cómo se va a repartir entre: renta, mantenimiento, servicios, despensa, gastos personales y, de preferencia un ahorro. Siempre es bueno tener un “colchoncito”.

3. Vuelve tu espacio un lugar donde deseas estar: Si ya llegaste a tu nuevo hogar, cuando la mudanza terminó de despachar las cosas, convierte este nuevo lugar en lo que siempre quisiste. Ya tienes tu espacio, puedes decorar con posters; tal vez primero con poquitos muebles, pero poco a poco irás agregando más, además del acomodo de tu recámara. Personalízalo a tu manera para que siempre que llegues te dé alegría y se convierta en un lugar ameno, ya que pasarás ahí la mayor parte del tiempo.

5. En caso de ser roomies: Si decidiste vivir con roomies deben establecer reglas en las áreas comunes. Si vives con más personas es indispensable que no se pierda la armonía ni se rompan los acuerdos establecidos —cada quien respete el espacio del otro— pero el baño, la sala, comedor o los trastes sucios procuren siempre mantenerlos limpios. En caso de rotar el día de limpieza, cumplan para que no se cree un ambiente donde no se sientan a gusto. Y si quieres hacer reuniones, respeta el tiempo de descanso de tu roomie, háblalo antes para no crear conflictos entre todos los inquilinos.

Si ya decidiste irte a vivir sólo, esperamos que te sirvan estos consejos, es sencillo, solo necesitas paciencia, ganas y motivación. Pero si todavía no ahorraste lo suficiente y ya te urge, no dudes en contactarnos. Estamos para ayudarte en las grandes decisiones de la vida, con el Préstamo Personal te ayudaremos a dar este paso, pide el tuyo aquí.