Solicitar un préstamo personal o para tu negocio se presta a muchos rumores o ideas que se van compartiendo y que no necesariamente son 100% atinadas. Antes de solicitar uno seguro vas con tu vecina o algún familiar para pedir su opinión y es probable que te respondan algo que también ellos escucharon que le pasó al primo de la vecina del novio de su hermana. Nosotros queremos aclarar algunas falsas creencias sobre estos servicios:

-Pedir un préstamo sólo cuando tienes poco dinero: Mucha gente cree que solicitar un préstamos solo es buena idea en emergencias, “cuando en verdad lo necesitas”, cuando en realidad debiera de ser al revés. ¿No sería mejor solicitar uno cuando tienes finanzas sanas y puedes pagar lo que pediste? De esta manera podrías crecer tu negocio o conseguir eso que necesitas sin endeudarte. Se trata de cambiar tu enfoque hacia los préstamos, pero lo cambiarías a uno más benéfico para ti y tus proyectos.
-Tener un préstamo sale caro: Esto depende de la cantidad y plazo que solicites, ya que los intereses, que muchas veces no te dejan claros en un inicio, hacen que termines pagando mucho más de lo que solicitaste. Obviamente, pero en esta época en la que tenemos acceso a mayor información gracias al internet, conocer cuál préstamo es el que se acomoda más a tus necesidades y capacidades hace que vivamos en un tiempo en el que puedes tomar las mejores decisiones.
-Obtener un préstamo es difícil y tardado: Claro que nos encantaría que fuese inmediato, pero ¿has intentado sacar un crédito en un banco u otro tipo de institución financiera? Casi casi piden examen de sangre del perro de tu abuelito. El hecho de que con un préstamo como Provident puedas recibir la autorización hasta en 48 horas sería inconcebible en alguna otra institución financiera.

Ojalá que tener claros algunos falsos mitos sobre los préstamos te ayuden a animarte a solicitar el tuyo. Ya que estés convencido puedes entrar aquí para pedir tu préstamo ahora de hasta $10,000 sin aval y hasta tu casa. Eso no es un mito. 🙂