Tener un crédito es tan bueno o tan malo como tu lo dejes ser. Puede ser la llave para poder hacerte de bienes que no podrías normalmente conseguir pagando de contado o puede ser un compromiso muy pesado de cumplir.

Como nosotros lo que queremos es que obtengas más oportunidades, cumplas más proyectos y que el crédito trabaje a tu favor para abrirte más puertas, te queremos dar consejos para tener un buen historial crediticio:

Sé sincero con lo que puedes pagar: recursos como los préstamos o tarjetas de crédito te dan posibilidad de gastar dinero que en ese momento no tienes, pero el no tener claro antes de solicitarlos si sí los vas a poder pagar ya que después puede desbalancear tu economía. A tu ingreso mensual total (también llamado neto) réstale los gastos fijos que tengas, como pago de internet, gas, luz, etc., incluyendo deudas y la cantidad que asignes para ahorro. La cifra que obtengas va a ser tu capacidad real de pago y el límite que vas a poder disponer para pagar algún otro crédito.

No te atrases en tus pagos: el hecho de no pagar a tiempo puede tener efectos en tu historial. Claro que si es un retraso de solo unos días seguramente tu historial de crédito no se verá afectado, pero si son retrasos recurrentes en algún momento se verá reflejado en tu historial. Además, el que se te olvide o no tengas con qué pagarlos no sólo afectará tu historial, también tu bolsillo ya que con algunos créditos o préstamos, tendrás que liquidar las comisiones o intereses generados por pago tardío.

Pagar menos es pagar más: Para los que tienen tarjeta de crédito suele ser muy tentador pagar solo el mínimo ya que puedes pensar que con eso no pasará nada, pero esto lo debes usar como último recurso, no como un hábito de todos los meses. Ten en cuenta que mientras más tiempo dejes sin pagar tu deuda se irán acumulando más intereses e irá creciendo la cantidad que debes. Además, no caigas en la trampa de “Sin enganche”, ya que seguramente la falta de enganche hará que las mensualidades sean más pesadas de pagar.

Estos consejos se basan en ser sincero con uno mismo y leer las letras chiquitas de lo que suena muy bueno para ser verdad. Por ejemplo nosotros si tomamos en cuenta tu historial antes de aprobar tu solicitud, pero si no tienes uno bueno no quiere decir que automáticamente quedas descartado, solo es uno de varios factores que consideramos.

Con estos consejos vas a ver cómo tu historial de crédito estará bien cuidado para cuando necesites y quieras hacer uso de algún préstamo.