Pequeño empresarioHemos dicho varias veces que no es fácil iniciar un nuevo negocio; todo pequeño empresario sabe más de su producto que del manejo de personal y esto puede causar problemas en diversas áreas del negocio. Si bien el emprendedor toma el negocio como su propio hijo y se apasiona por él, para los empleados suele ser un trabajo más; parte del trabajo del iniciador del negocio es “subir al personal al barco” y lograr que sientan un genuino interés por él.

Algunos errores que se cometen en el manejo del personal son:

  1. No estar seguro de que un empleado es apto para el trabajo. Es importante darse el tiempo necesario para capacitar a la gente y asegurarse de que tengan claras sus funciones, lo que se espera de ellos y, más aún, que puedan hacer el trabajo.
  1. Mentir con tal de no causar problemas o herir susceptibilidades. ¿Un proveedor ya no es necesario o no entrega con la calidad que necesitas? Hablarlo de frente puede ayudar a solucionar el problema o por lo menos a terminar la relación laboral de la mejor manera; lo último que necesitas al iniciar un negocio es un proveedor hablando mal de ti por todos lados.
  1. Creer que todo mundo comparte tu visión y expectativas. Si tu empresa va a contratar gente, es importante que todos sepan lo que se puede y no puede hacer, lo que la empresa busca lograr, metas, objetivos, misión, etc. ¿Cómo hacerlo? Crea un manual de empleados donde expliques todo esto y la importancia de seguirlo.
  1. No ser claro en lo que se pide. Quizá se tenga una visión muy precisa de la manera en que ciertas tareas deben hacerse, pero esto no significa que los demás la compartan si no se les dice de la manera más detallada posible; esto evitará dudas y malos entendidos que, al final, van a traer problemas.