Cobrar es una de las actividades más molestas por hacer, tener que “recordarle” (por no decir insistirle) a una persona que tiene una deuda es vergonzoso y, muchas veces, cansado.

Sin embargo, tu negocio no vive de deudas, dejándote con la única opción de tener que cobrar. Estos 5 puntos sobre el acto de cobrar te pueden ayudar a salir de una situación incómoda y recuperar tu dinero.

  1. Prestaste dinero, no lo regalaste, por lo tanto es tuyo; ten en mente esto cuando hables con la persona que te debe; pero no seas hostil en pedirlo, hazlo en un ambiente relajado, donde ambos puedan estar cómodos y mantener la calma.
  2. A veces hay que pensar si estás dispuesto a correr el riesgo de perder una relación por cobrar una cantidad de dinero; en un caso así, mejor dile adiós a tu dinero. Pero esperamos que aprendas la lección y no le vuelvas a prestar.
  3. No te enojes al hablar con la persona, manten la calma y haz uso de todos tu recursos comunicativos y de convencimiento.
  4. No envíes a otra persona a hacer tu trabajo, esto solamente va a cerrar la puerta a la comunicación con el deudor pues parecerá que no tienes la confianza suficiente para decírselo tú mismo.
  5. No te cobres con la misma moneda. Pedirle prestado a esa persona y luego no pagarle sólo traerá malas consecuencias; ni siquiera hacer falta explicar por qué.

Piensa muy bien antes de prestar dinero o a quien prestárselo. A veces es mejor decir no que tener que pasar por un dolor de cabeza constante buscando la manera de recuperar tu dinero. Si lo vas a hacer, define las condiciones del pago, el monto, los tiempos de pago, etc.

Recuerda: “Cuentas claras y amistades largas”