Empezar un negocio es muy emocionante y a veces ya se siente como tener un hijo al que vas cuidando mientras crece y lo miras con orgullo una vez que se ha consolidado. Al igual que para tener un hijo se requiere de ciertas cualidades que, aunque no son 100% necesarias, definitivamente quien las posea podrá tener alguna ventaja sobre los demás. Algunos las poseen naturalmente innatas, otros las deben desarrollar. ¿Cuáles son algunas de esas cualidades?

Pasión: Este punto es de los más importantes, ya que este será el motor que te mantenga motivado hacia una meta. Si estás convencido de que tu idea vale la pena desarrollar, la pasión hacia ese proyecto hará que todos los sacrificios y esfuerzos que haya que superar para conseguir el objetivo valgan la pena.

Tenacidad: Emprender con un negocio —del tamaño que sea— va a implicar una gran cantidad de obstáculos. Esa tenacidad y perseverancia va a ser la que te permita abrirte oportunidades. Si te han rechazado o has fallado 10 veces, ¿quién dice que la 11va no será la buena?

Creatividad: Al momento de empezar a emprender los recursos con los que vas a contar van a ser limitados, y no nos referimos solamente al tema económico, también hablamos de tiempo o contactos que deberás utilizar cada uno de manera ingeniosa para conseguir lo que te haga falta.

Organización: Llevar una agenda o tener una lista de pendientes hará una gran diferencia para que puedas administrar tu día correctamente. Al principio podrán surgir imprevistos, pero con la experiencia podrás irte adelantando a lo que pueda suceder.

Enfoque en el cliente: A veces creemos tanto en nuestro negocio que podemos cerrarnos al aprendizaje o a la crítica constructiva por parte de nuestros clientes. No importa que tan bueno sea tu producto o servicio si pierdes de vista que lo más importante y lo que va a dictar el éxito o fracaso de tu negocio será cómo trates a tus clientes.

Ahora que las conoces podrás hacer un examen interno para identificar con cuáles ya cuentas, cuáles te hacen falta desarrollar o cuáles puedes compensar con otro tipo de fortalezas que ya tengas. Recuerda que Provident además te ayuda a crecer tu negocio con préstamos de hasta $30,000. Solo tienes que iniciar tu trámite aquí.