En México, y en muchos otros países, las empresas familiares son la base de la economía. Cuando se trata de abrir un negocio, siempre pensamos en beneficiar a nuestras personas más cercanas. A veces, esto funciona, otras veces no. Por eso te compartimos algunos puntos para que todo corra sobre ruedas en caso de que tú ya tengas o trabajes en un negocio familiar:

1. CLARIDAD: establece desde un principio, y por escrito, los roles y porcentaje de ganancias que tendrán los accionistas (familiares).Traten de no confundir las relaciones familiares con relaciones empresariales. Lo que pasa en la casa, se queda en la casa y lo que pasa en el negocio, también se queda en el negocio.

2. OBJETIVIDAD: es un error común que por ser familiar directo, se le dé un sueldo mayor al que recibiría en otra empresa en un puesto parecido. De la misma forma, procura que los integrantes de la familia no tengan beneficios que superen a los del resto de colaboradores (como llegar tarde al trabajo). Esto será visto como desigualdad y generará conflicto entre los trabajadores. Debe existir equilibrio para todos.

3. PLANEACIÓN: ya que las piezas estén en su lugar, busquen armar un plan empresarial: ¿qué tipo de actividad se desarrollará?, ¿qué objetivos tienen?, ¿cuántos socios son?, ¿qué responsabilidades tiene cada uno?

4. OPINIÓN: aunque sea con amigos, vecinos u otros familiares, busquen hacer una investigación para que puedan ayudarse a clasificar la actividad a desarrollar, la cantidad de gente interesada en su negocio, la competencia y sobre todo ¿a quién le van a vender?

5. FINANCIAMIENTO E INFRAESTRUCTURA: todo negocio necesita financiamiento, ¿de dónde van a salir los fondos para la empresa? Debes tener en cuenta que, siempre que iniciamos un proyecto, la inversión es mayor que los beneficios. También hazte una pregunta: ¿con qué cuentas para iniciar tu negocio?, ya sea efectivo, experiencia, clientes potenciales, un local, etc.

6. RELACIONES PÚBLICAS: presenten y aprovechen los distintos contactos y relaciones de cada uno de los familiares participantes para impulsar el negocio.

7. CONTABILIDAD, tener un negocio familiar no significa que la contabilidad pueda ignorarse. Busca llevar cuentas claras desde el primer día de operación, así, cuando el negocio crezca, todo estará documentado y tendrás una excelente idea de los puntos de éxito y fracaso .

Todas las personas que han creado empresas familiares tienen distintos consejos y experiencias que pueden compartir contigo. Acércate, busca un guía o un consejero para que tengas una visión objetiva y neutral sobre tu negocio familiar. Y si necesitas un préstamo en efectivo para crecer tu negocio, nosotros te prestamos hasta $35,000 para que lo remodeles o hagas crecer.